El AVE a Levante evita que más de 800.000 toneladas de CO2 vayan a la atmósfera


Viajamos en el primer AVE comercial. A las 8, 40 horas, salió como un reloj y se detuvo a las 10,15 en la estación de Joaquín Sorolla. Nos recibía en el andén un grupo de jóvenes con carteles dando la bienvenida a la Comunidad de Valencia. Antes, en Madrid, unas señoritas nos recordaban que en pocos minutos podías estar en la playa utilizando el metro más próximo a la estación. El viaje fue entretenido. Hubo alrededor de 260 pasajeros. La mayoría había comprado el billete en internet: 32 euros.  Juan Muñoz fue el primer maquinista de la era comercial y su manó no tembló en ningún momento. Se notaba alguna vibración con la velocidad, pero el confort es total. Nada que ver con el avión, dónde los pasajeros van como sardinas. Aquí vas a la cafetería, ves el paisaje, te paseas, contestas al teléfono y zas, en 95 minutos estás en Valencia. En unos minutos más en la plaza del Ayuntamiento, porque del AVE te apeas en una estación que está a 10 minutos a pie del mismísimo centro.

Caro o barato, no tiene precio la red nacional de alta velocidad. Es una imagen que se puede vender, además, es exportable, habla de una España que quiere ser vanguardista. La historia del AVE a Levante ha comenzado hoy y es una muy buena noticia. Se espera que haya 3.600.000 pàsajeros en 2011, que a 80 euros, si les adjudicamos los billetes más caros, dan un total de 288 millones de ingresos. A ese paso, y no es real, la mayoría delos 90.000 billetes vendidos hasta la fecha son de internet, es decir, a 32 euros, a ese paso, decimos, no se paga la factura de este AVE en casi 23 años.  Y eso que sólo contamos con el dato de los ingresos y no con el de los gastos. En reumen, que gracias a que hay dinero público, nacional y europeo, la alta velocidad, que se inició en 1992 en Sevilla, es un hecho. Esta materia, la de la AV, ha puesto de acuerdo siempre a izquierda y derecha. Unos la iniciaron y otros la impulsaron. Debe de ser de las pocas cosas en la que todos estamos de acuerdo.

Ah, y la mejor de las noticias, la atmósfera dejará de recibir con el nuevo AVE 840.000 toneladas menos al año de CO2. Corresponde a la de los vehículos que se quedarán en casa gracias al AVE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: