Coches “verdes” para todos los centros oficiales de la Administración


La industria del automóvil privada es la que más contamina, pero es esencial para las economías. ¿Se puede contaminar menos y seguir fabricando coches para mantener el sistema industrial y los empleos? Sí, claro. Hace pocas semanas, asistimos a la Feria del vehículo ecológico y descubrimos que hay una industria de modelos híbridos capaz de sustituir a los contaminantes y que las motos y  los coches de emisiones 0 gr., los eléctricos, son una realidad que puede ir adaptándose poco a poco a las ciudades. Un primer paso, sencillo de hacer, sería el de sustituir todos los coches oficiales de ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas y ministerios, por coches eléctricos. Que sus señorías y los concejales y alcaldes viajen en tren, que es más sostenible, fuera de sus ámbitos de actuación. Así algunos, a los que sus chóferes llevan a 180 km/k para cumplir con su agenda,  no se verán envueltos en escándalos mediáticos por haber sido multados. ¿Qué nos impide tener una Administración “verde”? Decisiones políticas y ahora, nos dicen, dinero. La crisis está impidiendo un más rápido desarrollo del vehículo eléctrico. Pero impuestos se siguen cobrando, verdad. En ese caso, sería necesario una redefinición política de las prioridades y la de la contaminación no es una prioridad para casi nadie, a pesar de las tasas que paga España como país por la emisión de CO2 a la atmósfera.

Pero hoy es el Día Mundial del Medioambiente y hay que ponerse por un rato el traje de positivos y hemos de decir que donde antes no había más que ideas y proyectos hoy hay no pocos fabricantes y modelos verdes y miles de científicos y técnicos buscando la pila mágica que de mayor autonomía al coche eléctrico y que otros buscan los métodos más sencillos para conseguir cargas masivas aprovechando las infraestructuras que hay ya en las ciudades, y fuera de ellas, naturalmente.

Lo que está pasando en el Golfo de México sirve de coartada incluso para quien es reacio a ver el cambio climático e invita a que insistamos y avancemos en otros combustibles: electricidad, hidrógeno, bioetanol,… Mientras ese nuevo mundo económico-sostenible se va produciendo, el tren sigue ahí, transportando viajeros cada día, ahorrando costes externos multimillonarios, funcionando con puntualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: